La grafoterapia consiste en el estudio y análisis de la escritura, de una manera en concreto, permitiendo la reeducación escritural del escribiente. Dicho de otra manera, gracias al estudio de los trazos de la escritura, se pueden observar posibles disgrafías existentes en el escribiente, lo que conlleva que estas puedan ser corregidas.

Así, a través de determinados ejercicios de reeducación escritural, de grafomotricidad, de psicomotricidad o incluso, de la simple postura al escribir y corrección de malos hábitos, se corrigen determinados aspectos del escribiente, ayudándole a mejorar.

Y es que la escritura es considerado un test proyectivo, pues en ella proyectamos nuestra personalidad. Desde la grafoterapia realizamos el camino inverso, esto es, si corregimos la escritura, podremos conseguir determinados cambios en el escribiente.

Un ejemplo claro de aplicación de la grafoterapia es la realizada en menores de edad, ya que, dependiendo de su edad, pueden encontrarse en un momento en el que están aprendiendo a manejarse con el útil escritural, o bien ya han individualizado determinados aspectos de su escritura.

No obstante, la grafoterapia puede aplicarse igualmente en adultos.

La aplicación de la grafoterapia se divide en varias sesiones, siendo siempre la primera de ellas una sesión de estudio, en la que se examina la escritura del individuo en cuestión, para determinar qué rasgos son necesarios corregir, junto con una entrevista personal.

De esta manera se diseña un plan o programa individualizado, hasta conseguir el objetivo marcado.

  • Entre las aplicaciones más habituales de la grafoterapia es la de mejora de problemas de ansiedad, estrés, depresión, concentración, organización, etc.

Si tiene cualquier duda, puede contactar con nosotros a través de nuestro formulario, de nuestro teléfono, o correo electrónico.

Contactar con Grafopericial